NATURALEZA DESDE SIGÜENZA

Una visión de la naturaleza de Sigüenza y su comarca por Javier Munilla

jueves, 8 de diciembre de 2011


CURSO DE MICOLOGÍA BÁSICO

Tema 3
  
Como se alimentan los hongos.

  La ecología estudia la interrelación de los seres vivos con el medio que les rodea. Los hongos están presentes en casi todos los medios en los que existe vida. Se encuentran en lugares tan dispares como la elaboración del pan, el vino, la cerveza, la penicilina, la descomposición de la materia muerta y en los alimentos. Provocan numerosas enfermedades en vegetales y animales, están en simbiosis con la mayor parte de las plantas superiores y son fuente de recursos alimenticios y económicos.
Pero a diferencia de las plantas superiores, los hongos no son capaces de producir hidratos de carbono a través de la fotosíntesis porque no tienen clorofila. Por eso han de encontrar otra forma de obtener alimento. Y según su forma de alimentarse los hongos se dividen en tres grupos:


- SAPRÓFITOS: Son los que se alimentan de materia orgánica en descomposición. Para ello están dotados de efectivos complejos enzimáticos capaces de degradar fuentes de carbono complejas, como son la celulosa, la lignina o el almidón, en moléculas sencilla y nutritivas, como azucares y aminoácidos. 
Estos hongos son muy beneficiosos porque desintegran la materia muerta y el resultado de esta descomposición es fácilmente asimilable por otros microorganismos y por las plantas. Si estos hongos no se fueran “comiendo” los restos de árboles enfermos y muertos, la hojarasca, las agujas de las coniferas, las piñas, las ramas secas e incluso a otras setas, los bosques se asfixiarían con rapidez bajo sus propios residuos y la tierra se empobrecería. Por lo tanto gracias a estos hongos saprófitos los residuos se transforman en un nuevo sustrato nutritivo.


     


   Hay algunos que se especializan en sustratos específicos como es el caso de la Mycena seynii.


   
   





   Otros son descomponedores de los productos presentes en la superficie del suelo como es el caso de los Agaricus sp (Champiñones),Maramius oredades (Senderuela) o Macrolepiotas sp. (Parasoles).




  


   Otro grupo esta especializado en la degradación de excrementos de animales, estos son los llamados hongos coprófilos, como es el caso de la Stropharia semiglobata.





   
   
    La importancia de los hongos saprófitos comestibles en la economía viene marcada por especies como el Agaricus bisporus (Champiñón de cultivo), Pleurotus ostreatus (Seta de ostra) y últimamente Pleurotus eryngii (Seta de cardo), entre otras.







- PARÁSITOS: En este caso el hongo vive a costa de otro ser  vivo provocándole un perjuicio o pudiéndolo llevar hasta la muerte. Algunos parásitos son biótrofos, es decir, obtienen sus nutrientes de células vivas y por lo tanto el hongo debe establecer un equilibrio con el ser vivo al que parásita, ya que la muerte de este involucraría la muerte del hongo. Por lo tanto no mata al ser parasitado pero si puede causar graves pérdidas económicas como es el caso del Puccinia graminis, vulgarmente conocido como roya del cereal. 


   Otros hongos parásitos destruyen la célula parasitada al invadirla, aprovechándose posteriormente de sus nutrientes. Un ejemplo de este tipo, que puede causar grandes daños en los bosques, es la Armillaria mellea. La infección de las plantas sanas se produce normalmente donde las raíces sanas entran en contacto con las raíces enfermas mediante los rizomorfos (conjunto de hifas que forman el hongo) del hongo, sin que sea necesario que las raíces tengan heridas.




   Además en este grupo existen hongos especialistas en parásitar otras setas, como es el caso del Peckiella lateritia que parásita al Lactarius deliciosus o Sepedonium chrysospermun sobre el Boletus edulis.








   El parasitismo de unos hongos sobre otros responde a un control biológico natural, pudiendo utilizarse en el tratamiento de enfermedades. Así el Heterobasidion annosum puede ser controlado gracias a otro hongo como es Peniophora gigantea.





-SIMBIOTICOS: Viven asociados a otros organismos, generalmente vegetales, para tener un beneficio mutuo. Por lo general en esta asociación el hongo busca un compañero del que recibir  la energía necesaria en forma de hidratos de carbono y a cambio el hongo suministra agua y oligoelementos minerales que son difíciles de absorber por el otro organismo. Resaltar que la simbiosis perfectamente coordinada entre hongos y árboles es necesaria para la salud del bosque. Por eso la economía forestal moderna hace tiempo que abandono la concepción anticuada de que los hongos eran organismos dañinos. Ya que gracias a años de investigación se ha descubierto que la absorción de agua y la resistencia a la sequía o a las plagas (de insectos o de otros hongos) es mayor en árboles con micorrizas que en los que no están asociados a ningún tipo de hongo. 


   
Como ejemplo podemos nombrar Suillus bovinus que esta asociado al género Pinus.
  





   Y por supuesto gracias al valor económico de sus frutos la micorriza por excelencia es la formada por los árboles del género Quercus y los hongos de la familia Tuber sp. (Trufa). 




   Comentar que la separación de los tres grupos no es absoluta. Así hongos como la Armillaria mellea como ya hemos comentado puede ser parásito y también puede vivir de forma saprofita sobre restos de árboles muertos por su propia acción. Y en el caso del Paxillus involutus se conocen la existencia de cepas saprófitas y otras micorrícicas.