NATURALEZA DESDE SIGÜENZA

Una visión de la naturaleza de Sigüenza y su comarca por Javier Munilla

lunes, 22 de enero de 2018

BUITRES: ALIADOS DE LOS DIOSES


Cuando hablamos de buitres a la mayoría de personas la imagen que les viene a la mente es la típica de un ave alimentándose de carroña, esto le ha llevado a no gozar de una buena reputación entre muchas personas por que lo asocian al oportunismo o la desgracia. Solo necesitamos oír exclamaciones como “No seas buitre” o “Fondos buitre” tan de actualidad en estos tiempos. 
Pero esa imagen no era así antiguamente ya que el buitre era un ave benefactora porque al alimentarse de carroña no perjudicaba los intereses de los humanos y les libraba de los molestos cadáveres que quedaban abandonados en el campo. Es más, para muchas culturas antiguas y actuales los buitres pueden ser considerados ángeles o mensajeros de Dios. 


Según nos cuentan Silio Itálico y Elanio, historiadores romanos, celtíberos y vacceos pueblos prerromanos que habitaron en la Península Ibérica, consideraban un honor morir en el combate y un crimen quemar el cadáver del guerrero así muerto; según Silio Italico (25-101): “Los celtíberos consideran un honor morir en el combate y un crimen quemar el cadáver del guerrero así muerto; pues creen que su alma remonta a los dioses del cielo, al devorar el cuerpo yacente el buitre”, y según Claudio Eliano (175-235) refiriéndose a los vacceos “…dan sepultura en el fuego a los que mueren de enfermedad..., más a los que pierden la vida en la guerra... los arrojan a los buitres, que estiman como animales sagrados".
Este ritual, destinado a los que morían en combate, consistía en depositar sus cadáveres en determinados lugares, para que fueran comidos por lo buitres. Estas aves eran consideradas psicopompos, es decir, seres que en distintas mitologías y religiones tiene el papel de conducir las almas de los difuntos hacia la ultratumba, cielo o infierno o lo que es lo mismo embajadores entre el mundo de los humanos y el de los dioses; ya que al mismo tiempo que descarnaban su cuerpo transportaban su espíritu directamente a la deidad celeste. Este ritual era considerado más puro que la incineración, ya que evitaba el contacto con la tierra. 


Y aunque este tipo de rituales suenen a épocas muy lejanas la realidad es bien distinta y en muchas culturas actuales continúan considerando a los buitres como ángeles encargados de ayudar a los muertos a llegar al Cielo.

En el Tíbet, en las tierras de Litang, a 4.600 metros altitud, el suelo es demasiado duro para cavar una fosa y escasea la leña para hacer fuego. En esta zona los muertos son entregados a los buitres desde hace 5.000 años en un rito inmemorial que se cree que fue introducido por los nómadas en tiempos de Zaratustra. Ellos llamaban a los altares donde se depositan los cadáveres como las “Torres del silencio”. El procedimiento es el siguiente:
Se desnuda el cuerpo de la persona fallecida, se rasura el pelo y se descuartiza el cadáver del ser querido con un cuchillo. Una vez separados los huesos de la carne, se machaca el cráneo con un martillo y se dejan sus restos sobre una piedra, donde son devorados por los buitres. Solo cuando las aves terminan de comer, se considera que su alma ha ascendido a los cielos. Durante el ritual, conocido como “funeral celeste”, el sacerdote, rogyapa, descuartiza el cuerpo delante de sus seres queridos y lo entrega a los buitres. Las aves arrancan grandes pedazos de carne que se llevan hacia el cielo. Cuando solo quedan los huesos, el sacerdote procede a machacarlos y a mezclarlos con harina, para que las aves terminen su trabajo. Esta práctica es conocida como “jhator”, que traducido significa dar almas a las aves.

De acuerdo con la creencia budista, el cuerpo es un mero vehículo para transportar la vida; una vez que el individuo muere, y como última muestra de caridad, su cuerpo debe servir de alimento a los buitres sagrados. No en vano el buitre es considerado por los sacerdotes un ave muy budista: no mata a otros seres y acepta lo que le viene siguiendo el curso natural de las cosas. 
Existen lugares específicos para la preparación y ejecución del ritual, de acuerdo a las tradiciones en el budismo Vajrayana, uno de estos lugares es el monasterio de Drigung de los más importantes del Tíbet. Se encuentra en un valle a 150 km al este de Lhasa y es conocido por sus entierros celestiales. El monasterio recibe unos diez cuerpos al día para que realice su funeral. Celha Qoisang, es uno de los sacerdotes encargados de los rituales y ha descuartizado cadáveres cada día desde hace 15 años. “Una de las cosas más terribles que le pueden suceder a un muerto, explica Qoisang, es que los buitres no se lo coman”. Porque aquí arriba, en las llanuras de Litang, el hecho de que los carroñeros no arranquen hasta el último jirón de tu carne se considera un mal presagio.


Según su cultura, los tibetanos no entierran ni incineran a sus difuntos a excepción de los menores de 18 años, las mujeres embarazadas y los muertos por alguna enfermedad infecciosa, el resto son entregados en las altas cumbres a las aves carroñeras. Los buitres, “daikinis”, son los ángeles que bailan entres las nubes y serán los encargados de perpetuar el ciclo de la vida, de igual modo que lo hacen con el resto de especies con las que compartimos nuestro planeta.

Cuando alguien fallece, los monjes lamas enuncian durante varios días cantos con los pasajes del Bardo thodol, conocido como el libro de los muertos, que en realidad es una guía de instrucciones para los moribundos y los muertos que les permite alcanzar la iluminación durante el periodo inmediatamente posterior a la muerte y por algunos días más, a fin de evitar renacer e ingresar nuevamente al “samsara” que es el ciclo de nacimiento, vida, muerte. En el budismo tántrico se considera que la muerte dura 49 días y después de ello sobreviene un renacimiento en el ciclo de la reencarnación. Así, el texto da algunas recomendaciones a tener en cuenta durante ese ‘período intermedio’ conocido bajo el nombre tibetano de “bardo”. Así los monjes están ayudando al alma del fallecido a cruzar los 49 niveles o días del “bardo”.

Una vez concluido esto, los familiares se reúnen en algún lugar de las montañas y el oficiante del ritual, con un cuchillo muy afilado, corta la carne y los músculos del fallecido antes de dejar que los buitres se abalancen sobre él, para que su labor sea más rápida y sencilla. En breves minutos, todos los tejidos blandos desaparecen y los blancos huesos quedan esparcidos sobre varios metros cuadrados. En ese momento, todos los restos vuelven a ser recogidos y, sobre una roca, con hacha y cuchillo, vuelven a ser triturados y mezclados con una harina llamada “tsampa” y, de nuevo, es entregada a los buitres, que esta vez no dejarán absolutamente nada, dando por terminada su función y volviendo a elevarse hasta las nubes.

Aquí os dejo dos enlaces a videos de Youtube donde pueden observarse estos rituales, pero quiero advertiros que el contenido de estas imágenes es muy duro y puede herir la sensibilidad.

https://youtu.be/gmANsYi0U8A   y   https://youtu.be/4K_5LSL_khM

Pero este tipo de rituales no solamente se dan en el Tíbet. En la India los seguidores de la religión Zoroástrica considera al cadáver humano como un elemento impuro, por lo que está prohibido enterrar los cadáveres humanos para que no contaminen los elementos clásicos de tierra y fuego. Por esta razón los cuerpos son llevados a las "dakhmas" o Torres del Silencio donde su carne es consumida por los buitres. Una vez que los huesos toman el color blanco, por la intervención del sol y del viento, son arrojados al osario ubicado en la parte central del edificio.

Pero esta costumbre religiosa está apunto de desaparecer en la India, lo cual se considera una tragedia, por culpa de un medicamento llamado diclofenaco. En los últimos años se ha producido un grave descenso en la población de buitres en la India por el uso de diclofenaco, medicamento utilizado en mamíferos para reducir el dolor, incluido el ser humano, el cual se acumula en el cuerpo como parte normal del tratamiento; el diclofenaco ingresa entonces de forma indirecta en el cuerpo de los buitres al consumir el cuerpo del mamífero, provocándoles un fallo renal y al final la muerte de las aves. El uso del diclofenaco fue prohibido en India a partir del 2005 como medida para protección de las aves ya que la reducción en la población de buitres ha hecho que entren en la clasificación de especies sumamente vulnerables.

Esto ha llevado a las comunidades parsis o zoroástricas a considerar seriamente la posibilidad de llevar a cabo planes de reproducción asistida de estos animales con el fin de poder continuar con sus ritos funerarios.

Ya no se ven buitres en el cielo de Bombay y Delhi, al igual que en el resto del país. Más del 97% de los buitres de la India ha muerto. El motivo de esta catástrofe tiene nombre y se llama diclofenaco y para evitar la extinción de los buitres, que desempeñan una función social vital en la India, ya que se alimentan de los cuerpos muertos de los animales previniendo que éstos se pudran lentamente y esparzan enfermedades e infecciones, el Gobierno indio decidió finalmente prohibir la producción y venta de diclofenaco.



¿Pero como se llegó a la conclusión de que el medicamento producía la muerte de los buitres?. Fue en la década de 1990, en el Parque Nacional Keoladeo Ghana del Rajastán, cuando se percibió por primera vez la drástica desaparición de los ejemplares de buitre dorsiblanco bengalí (Gyps bengalensis), una de las seis especies que habitan en la India. El Parque estaba considerado el mayor hogar de estas aves y después de realizar muchos estudios tanto en las aves muertas como en los restos de carroña de las que se alimentaban expertos en veterinaria y en biología apuntaron hacia el diclofenaco; pero el Gobierno indio no intervino. Como afirmo Shripard Kulkarni, de la Sociedad de Historia Natural de Bombay, “la muerte de los buitres puede ocurrir por motivos diversos, incluso por causas naturales. Sin embargo, ello no causaría una disminución tan súbita y rápida. El medicamento les provoca un fallo de riñón, se vuelven letárgicos, se les puede ver con sus cabezas colgando entre las patas y mueren a los pocos días de haberse intoxicado” según la agencia Trust Press of India. “Más del 97% de los buitres de la India han muerto. Funcionalmente, se han extinguido”, explicaba R. D. Jakati, director de Fauna del estado indio de Haryana.

La comunidad parsi acogió con satisfacción la medida del Gobierno ya que como hemos comentado anteriormente para sus seguidores es preceptivo no enterrar a sus muertos, como hacen los cristianos o musulmanes, ni incinerarlos, como los hindúes, sino depositarlos en las Torres del Silencio donde los buitres devoran sus cadáveres. Los parsis necesitan que los buitres vivan para poder morir, de ahí su dependencia de estos carroñeros. 
Ante la alarmante desaparición los buitres los seguidores de esta religión zoroástrica optaron por instalar paneles solares en la Torre del Silencio de Malabar Hill para intentar hacer desaparacer los cadaveres de sus muertos. “Pero teológicamente es una idea equivocada, pues de hecho la placa solar quema el cadáver. El calor generado es de 125 grados centígrados, lo cual deja el cuerpo chamuscado, además los paneles no funcionan durante los monzones” indicaba Khojeste Mistree experto en estudios zoroástricos. Khojeste Mistree solicitó en 2001 la primera licencia para construir un criadero de buitres en Bombay, se trataba de una medida temporal para poder cubrir las necesidades para poder celebrar según sus creencias las muertes de seguidores de la religión Parsi que ocurren en la ciudad de Bombay. 



¿Pero que es el diclofenaco?

El diclofenaco es un antiinflamatorio no esteroideo semejante al ibuprofeno que se prescribe normalmente en EEUU a pacientes con artritis. Pero en la India y Europa es proporcionado al ganado porque es barato. Lo cual ha provocado el primer gran caso de daño ecológico producido por un fármaco.

La prohibición de la fabricación y venta de diclofenaco en la India con propósitos veterinarios ha sido acogida con gran satisfacción por la comunidad científica internacional, quien ha recomendado su sustitución por meloxicam, otro antiinflamatorio no esteroideo que parece ser igual de efectivo en el ganado sin ser tóxico para los buitres, incluso en altas dosis.

¿Por qué no lo prohíben? 

Francisco de Quevedo en 1603 ya nos señaló que “Poderoso Caballero es Don Dinero” y para los políticos europeos es más fácil rendirse a las presiones de los lobbies farmacéuticos que cuidar la biodiversidad y la salud de los ciudadanos (culpa nuestra nosotros les votamos). 
Debemos también saber que la Agencia Europea del Medicamento advirtió que el uso del diclofenaco conlleva un riesgo adicional de ataques cardíacos que los médicos que recetan el medicamento deberían tener en cuenta. Una investigación, publicada en Journal of Applied Ecology, confirma que el uso de diclofenaco como medicamento veterinario podría llegar a ser responsable de la muerte de hasta 6.000 ejemplares de buitres leonados en España. El uso de esta droga, que ya ha provocado la práctica extinción de tres especies de buitre en Asia, está autorizado tanto por el Gobierno español como por la Unión Europea que, de hecho, ha aprobado dos nuevos medicamentos –Diclovet y Dolofenac– que incluyen este compuesto.

Los autores de la investigación se unen a SEO/BirdLife y BirdLife Europe para reclamar la prohibición del uso de diclofenaco en España dado que existen alternativas médicas que no ocasionarían ningún daño a los buitres. Según sus conclusiones, podrían llegar a morir hasta un máximo de 6.389 ejemplares anuales lo que indica un potencial declive poblacional de hasta el 7,7% anual.
El uso de diclofenaco en Europa, que ahora se verá reforzado con dos nuevos medicamentos en el mercado, afecta especialmente a España, que acoge al 95% de la población reproductora de buitre leonado de Europa, una especie protegida tanto por las autoridades comunitarias, como nacionales y autonómicas. De acuerdo con los datos de SEO/BirdLife, el estado de conservación de las poblaciones ibéricas –con cerca de 26.000 parejas– es de los mejores del mundo, dado del declive generalizado de estas aves en Asia y en África.

El declive de los buitres leonados en España no sólo es un problema ambiental, sino también económico, ya que su actividad carroñera evita el tratamiento e incineración de unas ocho mil toneladas de restos animales cada año. De esta manera, no solo se ahorran millones de euros en gestión de residuos, sino que además se evita la emisión de cientos de miles de toneladas de CO2 al año. Asunción Ruiz, de Seo-Birdlife, a declarado que: “Evitar un declive en las poblaciones de buitres de nuestro país está en manos del Gobierno, que tiene la responsabilidad de conservar a la mayor población de aves carroñeras de la Unión Europea y una de las más importantes del mundo. No podemos permitirnos que ocurra un desastre ambiental como el que ya pasó en Asia”, en la misma línea Iván Ramírez, director de Conservación de BirdLife Europe, nos recuerda que: “La Ciencia ha corroborado los datos que ya habíamos expuesto a la Comisión Europea, a la Agencia Europea del Medicamento y a las autoridades españolas: permitir el uso veterinario del diclofenaco en España es ilógico e irresponsable. Los países europeos deben tomarse en serio las evidencias científicas y seguir el ejemplo de Asia”. Juan Carlos Atienza, responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife, subraya: “España tiene el gran privilegio de tener las mejores poblaciones de buitres, razón por la que miles de personas acuden a nuestro país a observarlas generando un creciente negocio en el ámbito del turismo de naturaleza. Los buitres son también grandes aliados de los ganaderos evitando a muchas explotaciones costosos gastos en la recogida, el transporte y la incineración de cadáveres. Todas estas ventajas no pueden ponerse en juego solo para agrandar la cuenta de beneficios de una empresa farmacéutica. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios tiene que actuar pensando en el interés general y defendiendo el patrimonio natural de todos. El mundo de la conservación tiene la vista puesta en esta decisión.” Por su Parte, Luis Suárez, responsable del programa de especies de WWF España indicó que “lo que está en juego es borrar de un plumazo la cima de la pirámide trófica en nuestro territorio. El papel de los buitres es extremadamente relevante en nuestro país. Ellos evitan, entre otras cosas, la propagación de enfermedades en el campo. Conservar a los buitres prohibiendo el diclofenaco es un asunto de responsabilidad”


Para finalizar quiero recordar que deberíamos exigir a nuestros políticos que se pusieran de una vez del lado de los ciudadanos y del medio ambiente y no de los lobbies privados, que también les cuidan.

Además, los buitres que tanto nos ayudan también forman parte de nuestra cultura popular, en Aragón se creía que los buitres podían oler a los que iban a morir seis días antes de que murieran. Incluso se decía los buitres revolotean por donde iba a suceder una desgracia o donde una catástrofe iba a ser mayor, anticipándose a la jugada. Por eso, en tiempos remotos, los generales de los ejércitos observaban en qué parajes se juntaban estas aves para averiguar por dónde convenía no atacar, intentando, de esta manera, regatear los augurios del destino. 
Es sorprendente esta creencia porque la mayoría de las aves no tienen capacidad olfativa, pero estudios realizados recientemente han descubierto que algunos buitres si tienen un buen olfato; sobre todo los buitres del Nuevo Mundo, que pertenecen a la familia Cathartidae. En esta familia hay varias especies tienen un buen sentido del olfato especialmente el Aura tiñosa (Cathartes aura), algo inusual para las aves rapaces, y son capaces de oler animales muertos desde grandes alturas y hasta un kilómetro de distancia. Pero estos buitres no están emparentados con los del Viejo Mundo, que pertenecen a la familia Accipitridae, y no tienen desarrollado el sentido del olfato. 
Pero no deja de ser curioso que esta creencia popular atribuye al buitre la capacidad de oler en el Aragón de hace trescientos años y que en cierta manera es verdadera, pero en otros lugares del mundo.

Ahora la pregunta es: ¿Cómo localizan entonces los buitres su comida?

Pues la realidad es que los buitres leonados (Gyps fulvus) localizan los animales muertos por la vista, sirviéndose además de la ayuda de urracas, cuervos y algunas veces milanos. Los córvidos suelen ser los primeros en descubrir los cadáveres y con sus movimientos sugieren a los buitres la posibilidad de comida. Esto la hacen de una forma interesada ya que los córvidos no son capaces de desgarrar las partes duras de los animales muertos cosa que si pueden hacer los buitres y así después pueden alimentarse de los restos que dejen los buitres.

Otra falsa leyenda sobre los buitres es que si se dejan gallinas sueltas hay que tener cuidado porque caen los buitres en picado y se las llevan entre las patas. Otro grave error, porque los buitres no tienen los dedos de las patas retráctiles como otras aves de presa, sus patas son romas y no pueden apresar presas.


También quiero aquí resaltar las observaciones que en los años 60 del siglo pasado el biólogo y naturalista José Miguel Elósegui Aldasoro nos contó en una publicación suya:
“…Estando uno quieto los buitres paran en sus nidos, aun cuando haya gente al lado, y nunca (al menos a mí) han hecho gesto alguno de atacar en 5166 observaciones sobre buitres En el nido en todo momento, tratan de ocultar su cría con las alas si están viendo a una persona, pero no cuando solamente oyen ruido. Esto es posible que sea debido a las ovejas que a veces andan a poca distancia del nido inferior lo que me hace pensar que en ocasiones buitres y ovejas se guarecen bajo las mismas peñas, sin molestarse unos a otros. Mis observaciones se han visto interrumpidas el 11 de junio debido a que los nidos han sido destruidos y las crías muertas por algún ‘‘valiente cazador”, por lo que habrá que esperar al próximo año para proseguir observaciones.” 

Aquí podemos observar la ignorancia y torpeza de muchos humanos sobre estos animales que como ya hemos dicho nos ayudan a evitar enfermedades causadas por animales muertos.

Siguiendo con la superstición ibérica en la medicina popular encontrando cosas tan curiosas como que en Asturias antiguamente se utilizaban como remedio medicinal los “papos”, es decir el buche del buitre, para los dolores de estómago. 

Y otra tradición popular en muchos lugares de España nos hace creer que una pluma de buitre ahuyenta las serpientes y sirve de remedio a las embarazadas para asegurar un buen parto.

Por desgracia la incultura de algunas personas entre las que se encuentran algunos ganaderos, pastores y cazadores, nos trae cada poco tiempo noticias como la siguiente: 

Un pastor investigado por envenenar a 15 buitres leonados en Sierra de Zafarraya (Granada).

Si queréis leer más sobre esto: 

http://www.europapress.es/andalucia/noticia-investigan-pastor-envenenamiento-15-buitres-leonados-sierra-zafarraya-granada-20180110155228.html

Para finalizar solamente destacar que para luchar contra el uso del diclofenaco el grupo Amaral se ha unido a SEO/BirdLife, WWF España, SPEA, Vulture Conservation Foundation y BirdLife Europe en su campaña ‘No seas buitre, déjame serlo a mí’. 

Y recordar: 

Salvar a los buitres es salvarnos a nosotros.




martes, 26 de diciembre de 2017

PLANTAS DE NAVIDAD


Ya es Navidad, calles, tiendas y casas se engalanan con luces y adornos navideños. Es probablemente la época del año donde la naturaleza más se vincula con las tradiciones, porque muchos adornos navideños provienen de nuestros bosques. Y aunque gracias a la concienciación medioambiental la mayoría de estos adornos se compran en tiendas y viveros, sigue existiendo en muchos hogares la tradición de ir al campo a por ellos, sin ser conscientes del daño producido al medio natural. Además la mayoría de estas plantas están en peligro de extinción y están protegidas por la ley.

Las plantas que adornan la Navidad son principalmente:

 Abetos o pinos, típico de culturas del Norte de Europa, fue introducido en España en 1870 y ya ha sido adoptado por casi todos los hogares españoles. 



Acebo, con sus espinosas hojas de color verde intenso que contrastan con sus frutos de color rojo. Por tratarse de una especie protegida está prohibido recolectarla, pero además puede ser muy peligrosa, ya que sus frutos son tóxicos y se recomienda que no se pongan cerca de niños pequeños porque pueden  llevárselos a la boca. 



Muérdago, tradición escandinava, planta parásita de los pinos asociada a druidas y brujas, con la que preparaban  pócimas y hechizos de amor. Según la tradición disponer de unas ramas de muérdago trae la paz al hogar y el amor a las parejas.

En estado salvaje tanto los frutos del acebo como los del muérdago son muy importantes para la supervivencia en los meses de invierno de muchas especies animales, sobre todo aves, ya que son de los pocos frutos comestibles que pueden encontrar en invierno.

Flor de Pascua, no existe de forma silvestre en España por ser originaria de Méjico, sus hojas rojas dispuestas en forma de estrella son la clave para ser adorno navideño. Hay que manipularlas con cuidado ya que la savia, viscosa de color blanco, puede producir irritaciones en la piel.



Musgo, el que más sufre en nuestra comarca la recogida indiscriminada debido a la tradición navideña más arraigada en el sur de Europa, sobre todo en España e Italia, que se centra en los belenes. Para representar el paisaje del belén se utilizan distintos elementos vegetales, entre ellos el musgo que al crecer pegados a las rocas es perfecto para simular prados y bordes de ríos en los belenes.



En primer lugar puntualizar que la ciudad de Belén está situada en los montes de Judea, que es una región árida y montañosa que es considerada un desierto, lo lógico sería decorar el belén con arena y no con musgo. Pero la pregunta que debemos hacernos es:
¿Por qué no se debe coger musgo en el monte? 

El musgo es uno de los primeros organismos que coloniza las rocas, pues al crecer sobre ellas modifican su superficie, formando un sustrato en el que pueden arraigar otras plantas de mayor tamaño;  Cumple un papel irremplazable en el ecosistema ya que es capaz de retener hasta 20 veces su peso en agua y actúa como regulador hídrico, es decir, impide la erosión en tiempo de lluvias y libera humedad en tiempo seco; Actúa como germinador de semillas de otras plantas; Protege el suelo de la erosión y cuando se descomponen, pasa a formar parte de él, enriqueciéndolo; Y es el hogar de muchas especies de fauna, sobre todo invertebrados que son también muy útiles para la formación del suelo y como alimento de otras especies animales. 



Como podéis ver el musgo juega un papel fundamental en la conservación entre otros ecosistemas, de nuestro pinar y nuestros robledales y encinares. Para terminar con el tema del musgo lanzar un llamamiento a la conciencia de cada uno, para que por favor dejen el musgo es su sitio y si quieren belenes verdes que usen arena y la tiñan de color verde con colorantes.



Resaltar que la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla - La Mancha recuerda que no se puede, ni debe cortar árboles, podar sus ramas, y recoger musgos u otros elementos naturales de nuestros bosques y recomienda que se compren árboles procedentes de viveros, que puedan ser replantados al término de las fiestas navideñas. Asimismo, recuerda que existen numerosos adornos artificiales sustitutivos.


FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2018

A TODOS LOS LECTORES




miércoles, 13 de diciembre de 2017

CONCURSO EL OTOÑO SABE BIEN. FINALISTAS


Ya tenemos la fotografía ganadora del concurso "El Otoño sabe bien".

Este concurso ha sido una de las novedades de las II Jornadas Micológicas que organizan la Sociedad Micológica de Sigüenza y la hostelería seguntina, en colaboración con el Ayuntamiento de Sigüenza. El tema principal del concurso era “El Otoño en Guadalajara” y han participado 34 imágenes inéditas de 14 autores diferentes relacionadas con el Otoño, incluyendo temáticas paisajísticas, patrimoniales y gastronómicas, siempre respetando la naturaleza del concurso.

El jurado del concurso, #ElOtoñoSabeBien, estuvo compuesto por la responsable de la Oficina de Turismo, Avelina Melús; el realizador de vídeo, Pedro López Arceha y por mí mismo, Javier Munilla, como presidente de la Sociedad Micológica de Sigüenza y fotógrafo.

En primer lugar queremos agradecer a todos los participantes su implicación en el concurso y comentar que elegir los finalistas fue muy difícil debido a la gran calidad de todas las imágenes. 

Las finalistas fueron ocho fotografías que mostraban la belleza del otoño en nuestra provincia según la concepción artística de cada uno de los autores.

Estas fueron las ocho elegidas: 

Autora: María Bravo Andres


Autora: Paloma Muñoz Sopeña


Autora: Giovana Alguacil Cleto


Autora: Laura Herber


Autor: Francisco Alvarez


Autora: Eva Bravo López


Autora: Paloma Muñoz Sopeña


Autora: Elena del Valle

Y entre todas ellas la ganadora fue una fotografía tomada en la bella localidad serrana de Pinilla de Jadraque por Eva Bravo López.



Eva Bravo López ha ganado un menú micológico para dos personas en la ciudad de Sigüenza que le será entregado en la Oficina de Turismo de la Ciudad del Doncel, además de una visita guiada gratuita, igualmente para dos personas, en la que fue nombrada como Capital del Turismo Rural 2017 por el portal Escapada Rural. 

Además, entre los 826 votantes se ha sorteado, de manera certificada por la aplicación Trisocial que ha servido como plataforma para el concurso, un lote de productos seguntinos. Y le ha correspondido a María Bravo Andres, que da la casualidad que es una de las finalistas.

La imagen de Eva Bravo podrá formar parte de la promoción otoñal de la ciudad y su comarca en el futuro.

Reiterar de nuevo nuestro agradecimiento a todos los participantes, esperamos que el año próximo la tarea sea como mínimo igual de difícil para el jurado y animaros a participar a todos los que lo habéis hecho en esta ocasión y que animéis a más personas a participar.

OS ESPERAMOS EL OTOÑO PRÓXIMO




jueves, 23 de noviembre de 2017

SUSPENDIDA LA EXPOSICIÓN DE SETAS DE LAS II JORNADAS MICOLÓGICAS DE SIGÜENZA


Hemos esperado hasta el último momento con la esperanza de que las lluvias llegaran y nos dieran una pequeña alegría en forma de setas de distintas especies. Pero la climatología no nos ha querido conceder un poquito de agua y a nuestro pesar nos vemos en la obligación de suspender la exposición micológica de ejemplares frescos que teníamos programada para este fin de semana dentro de las II Jornadas micológicas de Sigüenza.


Lo sentimos mucho por todos los aficionados que nos visitan año tras año, esta hubiera sido nuestra XVI exposición, pero la climatología manda y tendremos que esperar al año que viene.


Pero todos los que tenían pensado visitar Sigüenza aún pueden disfrutar de los menús y tapas en los restaurantes y bares colaboradores y de un genial fin de semana de música con pasacalles, conciertos y bailes vermut dentro de la III SEMANA DE LA MÚSICA DE SIGÜENZA.

¡¡¡ OS ESPERAMOS !!!

miércoles, 15 de noviembre de 2017

CONCURSO FOTOGRÁFICO JORNADAS MICOLÓGICAS DE SIGÜENZA


Como ya os comenté en la anterior entrada del blog sobre las jornadas micológicas de Sigüenza, el ayuntamiento de Sigüenza ha organizado un concurso fotográfico cuyo tema principal es El Otoño en Guadalajara.


ANIMAROS A PARTICIPAR Y MUCHA SUERTE



BASES DE LA PROMOCIÓN.


1.- DESCRIPCIÓN DEL CONCURSO
    
#elotoñosabebien es un concurso de fotografía para todas las personas que quieran participar enviando online una fotografía de temática otoñal a través del Facebook oficial del Ayuntamiento de Sigüenza.

2.- PARTICIPANTES

Pueden participar en el concurso todas las personas físicas mayores de 18 años con          residencia en España que sean seguidores del perfil de Facebook del Ayuntamiento de            Sigüenza y que tengan un perfil de usuario real en Facebook.

No pueden participar en el concurso los familiares directos de los miembros del jurado, ni las personas que a cualquier título hayan participado de la presente promoción.

3.- MECÁNICA DEL CONCURSO

Para poder participar en el concurso los usuarios interesados deberán acceder a la página de Facebook del Ayuntamiento de Sigüenza, @AytoSiguenza, y hacerse seguidor. De este modo accederán a la pestaña del concurso #elotoñosabebien.
Por el contrario, en caso de que el usuario no sea seguidor se le indicara que previamente, debe hacer clic en el botón "Me gusta". Después de convertirse en seguidor el usuario podrá participar en el concurso.

TEMATICA

El tema principal del concurso será el "Otoño en Guadalajara", se aceptarán todas aquellas imágenes inéditas relacionadas con esta estación del año, incluyendo temáticas paisajísticas, patrimoniales y gastronómicas siempre respetando la naturaleza del concurso. No se admitirán fotografías procedentes de bancos de imágenes, con derechos de autor o que vulneren los derechos de imagen individual.

NÚMEROS DE OBRAS

Cada participante podrá subir tantas fotografías como desee, pero las obras deberán ser originales e inedias, así como no haber recibido premios en otros concursos. El jurado valorará positivamente la no utilización de filtros en las imágenes y la potenciación de los valores y recursos de la provincia de Guadalajara.

JURADO

Estará compuesto por un miembro del Ayuntamiento de Sigüenza, un miembro de la Sociedad Micológica de Sigüenza y un miembro de Sigüenza Gastronómica.

PRESENTAR IMÁGENES

La participación en el Concurso se podrá llevar a cabo de la siguiente manera:
Todos aquellos que deseen participar deberán subir a la página de Facebook, @AytoSiguenza, desde la pestaña #elotoñosabebien la imagen con la que desean participar. Para subir fotos, la aplicación instalada en la fanpage les pedirá completar un sencillo formulario con su correo electrónico con el fin de informarles, a la finalización del concurso, si han resultado ganador del mismo. Se eliminarán las participaciones inadecuadas. Podrán subirse fotos desde cualquier dispositivo, incluidos móviles y tablets.

4.- GANADORES DEL CONCURSO Y PREMIOS

Una vez finalizado el plazo de subida de fotografías, la fotografía ganadora se decidirá de la siguiente manera: 
Un jurado de tres miembros, compuesto por un miembro del Ayuntamiento de Sigüenza, un miembro de la Sociedad Micológica de Sigüenza y un miembro de Sigüenza Gastronómica, valorará las fotografías señalando las tres que para ellos son las mejores imágenes. Su fallo concederá 3,2 y 1 punto respectivamente. Entre esa selección de fotos, la que más votos haya obtenido en Facebook, tendrá 3 puntos adicionales, 2 la segunda, y 1, la tercera. La puntuación final será la suma de ambas. Si hubiera empate a puntos entre dos fotos candidatas, ganará la que tenga más votos en la red social.

PREMIO

Consistirá en la degustación para dos personas de uno de los menús de las II Jornadas Micológicas, y en una visita guiada a la ciudad del Doncel, recién nombrada como Capital del Turismo Rural 2017, según Escapada Rural.

También, entre todos los votantes, se sorteará un lote de productos seguntinos, para lo que se empleará la herramiente que para ello dispone la app Trisocial.


En el plazo de 10 días naturales los ganadores deberán responder por correo electrónico a la empresa organizadora confirmando su premio. En caso de que el ganador o ganadora no conteste en el plazo indicado para aceptar el premio, si no cumple todas o algunas de las normas de este concurso, o no quiere o no puede disfrutar del premio, el ganador quedará descartado y el premio quedará desierto. El premio no será canjeable por su importe en metálico ni por ningún otro premio.

5.- CESIÓN DE DERECHOS

La participación en el Concurso supone la cesión y autorización expresa de todos los derechos de propiedad intelectual y de imagen sobre las participaciones, de forma que el participante cede al Ayuntamiento de Sigüenza los derechos de explotación de naturaleza intelectual, industrial y/o de imagen que pudieran corresponderle o derivar de las participaciones enviadas para participar en el Concurso.

6.- AMBITO DE VALIDEZ Y DURACIÓN DEL CONCURSO

El presente concurso solo tendrá validez en el territorio de España desde las 00:00 horas del día 11 de noviembre de 2017 hasta las 23:59 horas del 3 de diciembre de 2017, ambas fechas inclusive.

7.- RESERVAS Y LIMITACIONES

Se entenderá, a título enunciativo pero no limitativo, que se produce fraude, cuando se detecta el supuesto uso de aplicaciones independientes al Website; la realización de un abuso de consultas al servidor y todos aquellos comportamientos que puedan resultar aparentemente abusivos y/o malintencionados.
La constatación de cualquiera de estas circunstancias durante el concurso supondrá la descalificación automática del concurso así como la pérdida del premio si se le hubiere otorgado.
El Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza quedan eximidos de cualquier responsabilidad en el supuesto de existir algún error en los datos facilitados por los propios agraciados que impidiera su identificación.
Igualmente no se responsabiliza de las posibles pérdidas, deterioros, robos o cualquier otra circunstancia imputable a correos que puedan afectar al envío de los premios.
El Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza excluyen cualquier responsabilidad por daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la falta temporal de disponibilidad o de continuidad del funcionamiento de los servicios mediante los que se participa en la promoción, a la defraudación de la utilidad que los usuarios hubieren podido atribuir a los mismos, y en particular, aunque no de modo exclusivo, a los fallos en el acceso a las distintas páginas y envíos de respuestas de participación a través de Internet.
El Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza se reservan el derecho a efectuar cambios que redunden en el buen fin del concurso cuando concurra causa justa o motivos de fuerza mayor que impidan llevarla a término en la forma en que recogen las presentes bases. Así como a aplazar o ampliar el período del concurso, o la facultad de interpretar las presentes bases legales.
Asimismo, Ayuntamiento de Sigüenza y Sociedad Micológica quedarán exentas de toda responsabilidad si concurriere alguno de los casos señalados, así como de cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios que pudiesen ocasionarse durante el disfrute del premio.
El Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza excluyen cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que, a pesar de las medidas de seguridad adoptadas, pudieran deberse a la utilización indebida de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios, y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario.
Está prohibido crear o tener más de un perfil de Facebook. El Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza, se reservan el derecho de invalidar, expulsar, eliminar o no tener en cuenta en el cómputo aquellos perfiles que considere sospechosos de cualquier intento de participación fraudulenta, incluido, a modo enunciativo y no limitativo, el intento de registro de más de un perfil de usuario de Facebook por parte de una persona, creación de perfiles falsos o usurpación de identidad. Asimismo, la empresa organizadora del concurso se reserva el derecho de poner cualquier sospecha en este sentido en conocimiento de la empresa responsable de la plataforma Facebook, para que adopte las medidas que correspondan.

El Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza se reservan el derecho a descargar y excluir del concurso/sorteo cualquier respuesta enviada por los usuarios cuando lo considere oportuno. Así, se reservan el derecho a excluir participaciones que contengan elementos pornográficos o explícitamente sexuales.

8.- PROTECCIÓN DE DATOS

Los datos suministrados por los participantes serán tratados confidencialmente y recopilados en un fichero automatizado de datos de carácter personal, siendo el Ayuntamiento de Sigüenza titular y responsable de dicho fichero, con domicilio social en Plaza Mayor, 4, 19250 Sigüenza, Guadalajara, cuya finalidad será la gestión del presente sorteo y el envío de información comercial que pudiera ser de su interés.
El Ayuntamiento de Sigüenza garantiza el cumplimiento íntegro de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal en el tratamiento de los datos personales recogidos en el presente concurso, en especial por lo que se refiere a la atención del ejercicio de los derechos de información, acceso, rectificación, oposición y cancelación de datos personales de los concursantes.

9.- ACEPTACIÓN DE LAS BASES
.
La simple participación en el concurso implica la aceptación de las presentes Bases y el criterio interpretativo del Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza en cuanto a la resolución de cualquier cuestión derivada del presente concurso, por lo que la manifestación en el sentido de no aceptación de la totalidad o parte de las mismas implicará la exclusión del participante y como consecuencia de ello, el Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza quedarán liberados del cumplimiento de la obligación contraída con dicho participante.

10.- INTERPRETACIÓN DE LAS BASES Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS.

La interpretación y el incumplimiento de las presentes Bases se regirán por la legislación española. Cualquier controversia que resultara de la interpretación o cumplimiento de las presentes bases, se someterá a los Juzgados y Tribunales de la provincia de Guadalajara (España).

11.- EXENCIÓN DE FACEBOOK

Facebook no patrocina, avala ni administra de modo alguno esta promoción, ni está asociado a ella. El usuario se desvincula totalmente de Facebook y es consciente de que está proporcionando su información al Ayuntamiento de Sigüenza y la Sociedad Micológica de Sigüenza y no a Facebook. La información que proporcione se utilizará para para comunicarle el premio, y en su caso para enviar información comercial, siempre y cuando lo autorice el interesado.






martes, 14 de noviembre de 2017

LA ARAÑA QUE INVENTO UN BAILE


Estamos en pleno otoño, las noches son más largas y se aproximan los meses más fríos, en estas circunstancias algunos animales silvestres se acercan a nuestros pueblos en busca de calor y alimento. Hoy hablaremos de una araña que empieza a buscar refugio en nuestros garajes y trasteros para beneficiarse del calor de nuestras casas. Aunque su hábitat natural son las zonas boscosas, praderas, montañas, montes pelados y humedales.



Nuestra protagonista es una tarántula, la mayor araña de Europa, conocida comúnmente como araña lobo (Lycosa tarantula). Son animales muy singulares, excelentes corredoras y poseen una visión impecable aunque no pueden mover ninguno de sus ocho ojos, pero gracias a como están situados en sus anatomía obtienen una visión periférica excelente para moverse por el entorno, atrapar sus presas y evitar depredadores. Su color puede ser desde pardo hasta gris oscuro y es muy común que tengan una mancha en forma de guitarra en el abdomen.




La hembra de la araña lobo vive la mayor parte de su vida en su cueva, desde la que caza agazapada en la entrada. Sin embargo, los machos recorren el territorio en busca de hembras y presas. Su alimentación es principalmente insectívora y sus técnicas de caza son muy variadas, puede perseguir a su presa o bien esperar su oportunidad emboscada preparada para abalanzarse sobre ella.  La cueva es una galería vertical que puede llegar a una profundidad de 30 cm y su entrada suele estar forrada de hierbas y palitos unidos con seda, formando un pequeño embudo, la altura del embudo sirve al macho para evaluar la idoneidad de una hembra. además les indica las probabilidades de ser devorado por la hembra después de la copula, puesto que cuanto más alta sea la protección, mejor alimentada está la araña hembra y menos posibilidades hay de que esté hambrienta y así sobrevivir después del apareamiento. 




Aunque venenosas, su veneno está diseñado para atacar insectos y su picadura no suele ser más dolorosa que la de una abeja. Se sabe que la ulceración de piel que causa en los humanos se debe a la acción de las bacterias que infectan la herida. Por lo general, los síntomas más comunes de su picadura son ardor, picazón y dolor moderado. 

Por lo que resulta curiosa la leyenda negra que existe sobre su picadura desde tiempos remotos. Durante la Edad Media, se creía que para curarse de la "locura" que producía el veneno de la picadura de la araña lobo, había que bailar. En Italia de esta superstición nació en baile de la "Tarantela". 




El erudito jesuita Athanasius Kircher en el siglo XVII nos cuenta que la "Tarantela" es un baile curativo y bailar la "Tarantela" salvaba la vida a los campesinos picados por la araña lobo, según el siguiente proceder. Una vez picado por la araña, se convocaba a los músicos del lugar para que acudieran a casa de esa persona. Este se tendía en su cama y a su lado los músicos empezaban a tocar, hasta que veían agitarse una mano o un pie del atarantado entonces el enfermo se ponía en pie y bailaba, porque bailar le aliviaba el dolor. Si los músicos se detenían los dolores retornaban, debía bailar dos días seguidos, en el baile a veces imitaba los gestos de una araña o los aspavientos para alejarla, como es de suponer los músicos iban turnándose, y al final de estos dos días el enfermo acababa extenuado y curado. 




Podéis verlo en este enlace https://youtu.be/5ZJoQxDXwDI

En España hay una tradición parecida, pero para que la persona picada por la araña lobo bailara se usaban algunos bailes populares, como jotas y fandangos, tocados a un ritmo más vivo de lo habitual. Como testimonio de esta superstición, en la zarzuela "La Tempranica", el personaje del gitanillo Grabié canta mientras baila un zapateado:

"...Zerá que a mi me ha picao
la tarántula dañina,
y por eso me he quedao
más dergao que una sardina. 
¡Te coman los mengues,
mardita la araña
que tié en la barriga
pintá una guitarra!
Bailando se cura tan jondo doló.
¡Ay! ¡Mal haya la araña que a mí
me picó..."

Otras curiosidades de la araña lobo:

- Al igual que los ojos de los gatos, los ojos de la araña lobo son capaces de reflejar la luz en ambientes de poca iluminación.
- La velocidad que alcanza una araña lobo es de 2'16 Km/h.
- Las arañas lobo son capaces de recorrer distancias cortas sobre el agua.