NATURALEZA DESDE SIGÜENZA

NATURALEZA DESDE SIGÜENZA

martes, 17 de junio de 2014

Tegenaria doméstica



Tegenaria doméstica

Es una araña araneomorfa de la familia Agelenidae. Construyen telarañas en forma de sábana, que en los edificios se sitúan normalmente en las esquinas de las habitaciones. Este es el lugar más fácil para la sujeción de la tela, así como para ubicar su típico refugio en forma de embudo. El refugio se construye en un lugar protegido (un agujero o grieta), mientras que el resto de la tela puede extenderse bastante en la habitación. Inmóviles en su refugio es donde estas arañas, de hábitos nocturnos, pasan la mayor parte del tiempo. Son arañas de patas largas, peludas y con un dibujo en el opistosoma muy característico de cada especie (el opistosoma sería el equivalente al abdomen de un insecto).
 
Las Tegenarias son arañas sedentarias, que viven en las guaridas al final de sus telas en forma de mantel en lugares umbríos y oquedades (no pocas especies son de hábitos cavernícolas). Taxonómicamente, tienen ocho ojos dispuestos en dos líneas rectas y seis hileras desiguales de las que fluye su hilo.

Aunque a menudo es odiada, esta araña proporciona un servicio importante para los humanos al reducir el número de moscas y otros insectos desagradables de la casa.

Los machos generalmente pueden observarse con más frecuencia que las hembras ya que pasean mucho en busca de una pareja. Cuando un macho encuentra la tela de una hembra se queda con ella durante semanas apareándose durante este tiempo. Luego el macho se muere y la hembra se lo come; los nutrientes dentro del macho contribuyen al desarrollo de sus hijos.

La palabra “araña” se deriva de la palabra del Antiguo Inglés “spithra”, que significa “hilandera”. Las telarañas se han utilizado para curar heridas desde hace  miles de años ya que se les atribuyen propiedades coagulantes al entrar en contacto con la sangre.
Esta araña, así como muchas otras, tiene la infundada mala fama de causar lesiones necróticas. Pero es totalmente inofensiva.