NATURALEZA DESDE SIGÜENZA

NATURALEZA DESDE SIGÜENZA

sábado, 14 de junio de 2014

Culebra de Escalera


Hoy con la gran ayuda de Jorge Atance, un experto herpetologo seguntino, con la bibliografia de de Juan M. Pleguezuelos y las fotografías de Pilar Alguacil y de un servidor.

Comenzamos la serie de #Sigüenzanatural donde intentaremos mostrar con un poco más de información, esas joyas naturales que tenemos en la comarca de Sigüenza.


Culebra de Escalera
(Rhinechis scalaris)


Es una culebra que podemos considerar de tamaño medio, ya que su longitud normalmente varia entre 80 y 110 cm. Posee una cabeza pequeña, con hocico agudo. Color de fondo que puede ser amarillo, rojizo, marrón u ocre, y con diseño de manchas dorsales en escalera en los ejemplares pequeños que van perdiendo con la edad hasta que se transforman en dos líneas dorsolaterales en los ejemplares adultos.
 
Ejemplar adulto
 
En las fotografías que tenemos podemos apreciar en el juvenil porque se llama culebra de escalera, por el dibujo del dorso. Este dibujo va desapareciendo con la edad hasta quedar solo en dos lineas como podemos apreciar en la fotografía del adulto.
 
Ejemplar juvenil
 
Muchos os daréis cuenta que el diseño del juvenil es parecido al de las víboras. Esta estratagema la utilizan para confundir a sus enemigos y que estos crean que son la peligrosa víbora y así no la ataquen, a esto se le llama mimetismo batesiano, también pueden achatar la cabeza para dar la sensación de que es triangular como la cabeza de la víbora. 
 
Muchos ejemplares mueren atropellados en las carreteras, donde se localizan puntos negros para esta especie. La desaparición de setos entre cultivos y sotos ribereños, podría estar afectándole negativamente.
 
Suele vivir en formaciones boscosas aclaradas y dehesas. Es frecuente en medios cerealistas y otros cultivos, siempre que existan setos o matorral próximo, se la puede también localizar en las laderas sur de montes con vegetación escasa o cultivos. 

Se alimenta casi exclusivamente de pequeños roedores, es buena trepadora, por lo que  también depreda sobre nidos de aves, incluso puede capturar pájaros adultos en matorrales y árboles.
 
Detalle de la cabeza

Forma parte de la dieta de numerosos depredadores ibéricos, siendo la segunda presa más consumida por el águila culebrera. Muchos individuos presentan la cola dañada, lo cual es indicio de una elevada presión de depredación a la que esta sometida esta especie (como  puede apreciarse en la fotografía del ejemplar juvenil).

Su ritmo de actividad diaria es crepuscular y nocturno en buena medida.

No son venenosas, por lo que recomendamos a todas las personas que se encuentren con ellas que no las maten y que no se asusten.
 
Recordar que en nuestra zona solamente tenemos una especie que podamos considerar peligrosa para las personas, aunque tampoco es del todo cierto los muchos mitos que circulan sobre su peligrosidad, que es la víbora. Si nos encontramos con algún animal de esto debemos separarnos de él y dejarlo huir, ya que o bien permanecerá inmóvil para pasar desapercibida, o huirá de nosotros lo más rápido que pueda.