SETAS DESDE SIGÜENZA

SETAS DESDE SIGÜENZA

sábado, 31 de marzo de 2012


Tema 6(4)

CARACTERES MACROSCÓPICOS. HIMENIO

         El Himenio es el lugar donde se sitúan las esporas y es por tanto la parte fértil de la seta. Además es uno de los caracteres macroscópicos que nos divide las setas en 6 grandes grupos y que por lo tanto nos ayuda cuando clasificamos a eliminar un gran número de géneros.
         El himenio, que habitualmente está situado en la parte inferior del sombrero, puede estar formado por diversas estructuras, entre las que se encuentran las láminas, tubos o poros, pliegues y aguijones. Aunque muchas veces encontraremos setas que no poseen ninguna estructura de las que acabamos de nombrar y eso es debido a que el himenio también puede ser una superficie lisa o ser interno.

         Veamos con más detalle los distintos tipos:


CON LÁMINAS.

Son típicas de los agaricales.

Foto: Javier Munilla
Las láminas son pequeños tabiques que cuelgan de la cara inferior del sombrero. Las láminas ocupan el espacio que existe entre al borde del sombrero y el pie de la seta, si ocupan todo el espacio se denominan enteras, pero si acaban antes de la inserción del pie son llamadas lamélulas o laminillas.

         Según la concentración de las láminas pueden ser apretadas, espaciadas o muy espaciadas; y dependiendo de las uniones entre ellas pueden ser bifurcadas, intervenadas o anastomosadas, que es cuando tienen a interconectarse entre ellas.

         Su unión con el pie también nos ayuda a diferenciarlas y se les denomina según esta unión en distantes, libres, adnatas, escotada, escotada por un collar, uncinada o decurrente por un diente, decurrentes y secantes.  Si realizamos un corte y observamos de perfil las láminas pueden ser rectas, estrechas, anchas, ventrudas, arqueadas o sinuosas y las lamélulas pueden ser redondeadas, truncadas, sinuosas o con collar.

         Debemos fijarnos también es su color y en la variación de este según vaya madurando ya que por regla general este color coincide con el de la esporada. Cuando coincide con el color del sombrero se las llama concoloras; cuando el color no es uniforme sino con motas o nebuloso como en el caso del género Panaeolus, o incluso pueden cambiar de color de forma progresiva y derritiéndose como ocurre con los Coprinus. Y por último debemos fijarnos en el borde de la lámina y este borde puede ser liso, aserrado (denticulado), arqueado, convexo o sinuado.


         CON TUBOS Y POROS.

 
Foto: Javier Munilla
         Son típicos de boletales y políporos.

         Son formaciones alargadas y finas que están abiertas por   la parte inferior para que salgan las esporas. Están situados en la parte inferior del sombrero y alcanzan diferentes longitudes, su color suele variar según van madurando, los tubos pueden ser separables o no de la carne del sombrero y con respecto a su posición con el pie de la seta pueden ser libres, adnatos, decurrentes, etc.





Foto: Javier Munilla
         CON PLIEGUES.

         Son típicas de los Cantharellus.

         A semejan láminas aunque el borde suele ser romo, por regla general son decurrentes. A veces son anastomosados y  casi siempre decurrentes.






Foto: Javier Munilla
         CON AGUIJONES O ESPINAS.

         Típicos de los Hydnos.

         Sus dimensiones son variables, así como su consistencia y su relación con el pie. Generalmente, se desprenden con facilidad. Algunas especies poseen un aspecto gelatinoso.






         CON LA SUPERFICIE LISA.

Foto: Javier Munilla
         En estos casos el himenio es la parte exterior del sombrero y las esporas se sitúan en el lugar que deberían encontrarse las láminas, pliegues, aguijones o tubos. El ejemplo más típico de estas etas es la trompeta de los muertos. Pero también hay setas en las que las esporas se sitúan en la parte interna de una especie de cuenco o copa que forma la seta, ejemplo de este tipo son las pezizas.




         INTERNO.

Foto: Javier Munilla
         Algunos géneros de setas desarrollan las esporas en el interior y cuando maduran se rompen o abren por un ápice para diseminar sus esporas, estas esporas se encuentran en el interior de la carne o gleba. Por este motivo cuando la maduración es completa la carne se transforma en una masa de esporas. Estas setas para dispersar sus esporas necesitan la ayuda de agentes externos como pueden ser animales, seres humanos, lluvia, viento, etc. Ejemplos típicos de este tipo de himenio son los pedos de lobos, trufas, pisolithus, etc.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada